Sociedad

Ruido constante de notificaciones, WhassApp, Facebook, me llama mi “amigo” ese del que no se ni el apellido… las redes van y vienen y el puritanismo amigos míos, vuelve.

¿Qué delito se comete al dar una opinión? ¿Dónde quedó hoy en día la libertad de expresión? ¿Qué coño escandaliza tanto de un pezón? Censura disimulada en una libertad falsamente dibujada.

¡No me gusta! ¡A la hoguera con ella! Quememos la diferencia mientras nos ahogamos en nuestra propia indiferencia. Rodeados de privilegios lloremos la pobreza, envidiemos al vecino, critiquemos al querido, esclavos de nosotros mismos. Mueren unos y otros nacen mientras los corderitos como siempre en el campo pacen, nada cambia, nada avanza.

¡Levantad la cabeza del teléfono joder, que hay mucho que hacer! O al menos, de vez en cuando, un libro deberíais coger. El siglo de la información, que atrevido fue pensar que eso a la sociedad le vendría fenomenal. Y que triste que la conclusión final es que la humanidad vaya hacia atrás.

Noelia García.

-Nota de la autora: Este texto no sigue métrica alguna y se subirá en los dos blogs de mi propiedad (Noches de Lluvia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s